lunes, 30 de abril de 2012

Algún día tenía que pasar... o no?

Quizás no. Quizás en algún momento pensé que el día no llegaría. Quizás en algún momento me cerré tanto que decidí que no abriría la puerta. Las cosas se han vuelto extrañas, nunca hemos estado acostumbrados a que la suerte nos acompañe. Estamos felices, todo comienza a ir muy bien.
Pero debo confesar que estoy algo aproblemada. Tengo una conversación pendiente con la que ahora es mi suegra... Y ustedes dirán "AJAJAJA son los típicos nervios de conocer a los suegros", pero puta no, no es eso. Es volver a encontrarte con recuerdos que duelen, a momentos en los que ya no pudiste más y lloraste por la injusticia que cometían en tu contra. Mis más cercanos siempre han sabido que la familia de mi pololo es un tema pa mí, de hecho hasta había escrito en el Blog una descarga más o menos grande. Nunca me quisieron, nunca me pasaron... y yo no existí durante años.Y ahora que todo volvió a comenzar, pero de cero... las cosas con ellos igual cambiaron.
Pa mi es súper raro que sepan que está conmigo, que estamos pasando una tarde más de tantas lindas tardes... Sé que para cualquiera puede ser súper simple, pero pa mi es todo un rollo detrás.
Cada vez que pienso en que debo concretar aquella conversación me quedo en blanco. Y es que pensándolo súper en serio... no sé qué puedo decir. No sé que decir. No sé.
Honestamente, aún hay muchas cosas que están ahí, que dolieron tanto que no son fáciles de olvidar. Pero no tengo rencor con nadie. De hecho me sorprende eso de mi...
Creo que me lo merezco. Después de todo lo que he luchado, me lo merezco.

De todas formas, sigue sin ser lo más fundamental en mi vida, obvio. Pero si las cosas se pueden arreglar, fundamentalmente para que Tú estés bien, sería óptimo.

De a poco voy dejando lo malo... se van curando las heridas... se va tomando lo bueno.



*Espero que esta conversación no sea como la única que tuvimos alguna vez en la vida.

0 Lector (es):