miércoles, 7 de diciembre de 2011

Cómo explicar en palabras breves y concretas...


Cuánto te extraño.

Ya no sé qué hacer. Juro que se me acabaron todas las ideas que alguna vez tuve o me dieron, para dejar de pensar y recordar tanto. Es imposible, simplemente imposible. Estás aquí en cada momento, en cada detalle. No es una cursilería de esa que dicen todos alguna vez en sus vidas, no. Es cierto, lo siento dentro de mi, lo veo a cada instante. Es como si este sentimiento me persiguiera.
En los momentos más determinantes, cuando más quise sacarte definitivamente de mi vida o por lo menos darme el espacio para estar bien, algo me hacía recordarte de forma intensa... hasta que llegué al punto de decir YA NO PUEDO MÁS. Qué manera de autoengañarme weón. Como si fuera a sacarte de mi cabeza así como así... como si pudiera dejar de amarte.
Así que me di por vencida hace un par de días y volví a hablar contigo. Me haces tan bien, increíblemente bien. Pero luego viene ese maldito sentimiento de saber que, a pesar de todo, no estás aquí. Que no estás como estuviste tanto tiempo... que ya no escucho las mismas cosas de tu boca. Mientras estaba en Chiloé, recuerdo que una noche estaba en casa de mi primo y conversábamos sobre algo que no recuerdo. El punto es que en un momento me dijo "No, no, Negra, no es eso"... y yo quedé ahí, sin escuchar nada más de lo que me decía. Escuchar el Negra de otra boca, no sé, me dejó plop. Aún lo pienso y me viene la sensación extraña que tuve en el momento. Y es que hay cosas que solo al escuchar de tu boca, cobran sentido para mi.
No sé cómo explicarlo bien, pero ya no quiero más guerra. He llorado quizás el equivalente al llanto de la juventud entera. Estoy segura que no me ha dado sinusitis como a Beatriz por que tengo suerte no más. Y no es que simplemente quiera dar vuelta la página y dejar todo ahí... No puedo.
No quiero vivir con esta pena, no quiero seguir con esta angustia. Me conozco y sé que es de esas cosas que no olvido.
Eres parte de mi, estás aquí conmigo aún. Nunca te has ido, por que te mantengo conmigo cada noche. Aquí aún hay cosas tuyas, aún hay parte de ti. Y hay una de esas que es en la que estás más presente... no son tus fotos, no son las cartas, no es tu ropa... Soy yo misma.
Temí con toda el alma que llegara esta fecha... primero no quería volver a Stgo y encontrarme con todos los recuerdos... y después, que llegara el 08.
Mañana será la fecha* en mi corazón siempre será la fecha.

Este ha sido el mes y medio aprox. más de mierda de la vida. Dios quiera todo acabe pronto, algo suceda, se re ordene el cosmos, o alguna weá... y yo vuelva a sonreír como en la 501* .

*Foto tomada en el terminal de Valdivia. Es como la recreación de la del 2009.

0 Lector (es):