domingo, 4 de septiembre de 2011

Número 200*

Esta entrada es la N° 200 del Blog. El mes recién pasado cumplió 3 años de vida, por lo que estaba esperando esta instancia para decir ¡Feliz Cumpleaños Querido Blog!

Este fin de semana fue por decirlo menos, estremecedor. Fue cuático, tanto en lo personal como en lo colectivo... Creo que aún estamos todos consternados frente a la fragilidad de la vida y a lo importante que es despedirse siempre de las personas con una gran sonrisa. Recordé cuando era chica y peleaba con mi mamá. Me acostaba amurrada, pero al rato llegaba ella a decirme buenas noches y a darme un beso..."Hija, no es bueno irse a dormir estando enojados. No sabemos que puede pasar mañana, te amo mucho". 
Es por eso que trato siempre de que los míos sepan cuánto los amo, que mis amigos me recuerden con las tallas y las bromas y no con peleas. No vale de nada ir así por la vida, por que en un abrir y cerrar de ojos podemos dejar de existir físicamente.
Pero a pesar de que estos días fueron fuertes, fueron tristes y malos, hoy saqué algo bueno.
Estaba viendo Tvn en la tarde, hace tanto tiempo que no veía televisión con dedicación, y me encontré con un programa que no sabía de su existencia(Difícil igual que supiera si no veo más que noticias).
Lloré. Era tan lindo, tan puro. El programa se llama ¿Con qué sueñas? y se trata de las historias de distintos niños del país y sus respectivos sueños. Mostraron dos historias, la de Italo, un niño de la novena región que vive en pleno campo y que camina dos horas diarias para llegar a su escuela de 12 alumnos, y la de Francisca, una niña de Valdivia* que con 10 años demuestra una personalidad impresionante y un encanto único. A pesar de ser los dos tan diferentes y vivir en condiciones tan opuestas tenían mucho en común. Amor a su familia, amor por el lugar en el que viven y su inocencia, que quizás es lo más envidiable de todo. Es conmovedor ver cuando les preguntan Cuál es su sueño... El pequeño de ocho años responde que quiere ser cantante, pero de rancheras, que son las canciones que se ha aprendido. Ella en cambio quiere morir "de viejita y durmiendo".
Me pregunto cómo tal sencillez puede haber por ahí y nosotros sólo vemos la arrogancia.
Me conforma saber que como ellos hay miles de niños más en Chile, por los que vale la pena luchar día a día para que puedan cumplir sus sueños.
La vida se lleva a personas muy buenas, pero nos recuerda también que aquí aún quedan y que podemos aprovecharlas.

Un abrazo grande a todos. A mi familia, a mis amigos, a mi pololo, a los que me conocen y  a los que quizás no tanto. Mañana es un nuevo día, hay nuevas metas, hay nuevos sueños que cumplir.

*Dos cosas: Sentir en el corazón que la pedagogía rural aún es mi sueño, y que Valdivia sigue y seguirá siendo el lugar en que quiero estar. Cuanta nostalgia por ambas cosas, cuático que justo el programa mostrara las dos.
*Amor, te amo con mi Alma. La Negra siempre está esperándote en la Casita...

0 Lector (es):