martes, 9 de agosto de 2011

Si no se habla, no se sana.

Hay algo que he evitado hablar y recordar desde hace harto y me cuesta explicarlo, pero la verdad siento que si quiero ir despojándome de lo que me hace mal... habrá que hablarlo. Hoy a raíz de una conversación me quedó dando vueltas algo y vinieron sin poder evitarlo, todos estos recuerdos a mi mente. Si no se entiende mucho al final, lo siento, pero la idea es más que nada sacarme esto de adentro.
Mi mamá me crió de una manera bien especial. De mis primos mi personalidad siempre resaltó, por que era la niña chica de temperamento fuerte que nunca se callaba lo que pensaba, yo lo decía no más, sin importar a quién le pareciera bien o mal. Mi vieja me enseñó que en la vida no a todo el mundo le caes bien, no todos quieren ser tus amigos y jugar contigo. Pero eso no significaba que yo tenía que sentirme mal... yo era fuerte y podía tener muchos amigos más. No hay que sentirse mal y llorar por que la gente no te acepte... eso es problema de ellos.
Y así crecí, así pasé todos estos años sin problemas. Gracias a Dios la verdad jamás le he caído tan mal a las personas jajaja de hecho al contrario, casi la totalidad de las veces la gente me aprecia mucho, con excepción de esta situación.
He tratado de ignorarlo, he tratado con todas mis ganas de que no me importe, de mantener la enseñanza de mi mamá... pero no puedo evitar sentirme dolida. Cada vez que pasa algo, que hay algún comentario, que recuerdo alguna frase viene una pena culia a mi. Lamentablemente la vida no es tan fácil, y por seguir mi corazón me gané el odio de muchos. No es agradable que te odien, y menos que te lo hagan notar y te lo refrieguen cada vez que pueden. Sé que no debo sentirme mal, que lo mejor es no darle importancia, pero cuando tu sólo entregas amor y por eso recibes "desprecio"... es por lo bajo triste.
Repetiré la historia de mi mamá, lo sé. Mi abuela jamás la acepto, la familia de mi viejo nunca la quiso... siendo que fue ella quien más se preocupó por mi viejo y dejó TODO por él. Aún así hablaron y hablaron.

Sin querer mi mamá me preparó... para lo mismo.
Es triste, por que no por nada crecí tan alejada de esa parte de mi familia. Nunca tuve mayor relación con mis abuelos... y así. Ahora entiendo todo lo fuerte que es mi vieja, ahora entiendo.
Hace pocos días le dije a mi mejor amiga "Sabes, me hacen daño." y ella me dijo... "sería extraño que no te hiciera nada"...
Yo no nací para que ellos me quisieran, no nací para caerles bien, para que me acepten en su casa ni tengan fotos mías en los álbumes familiares. Pero sí nací para Amar a ese Hombre como jamás nadie ha hecho ni hará. Y de eso no me arrepentiré nunca, aunque siga recibiendo el mejor de los desprecios.
He tragado mis lágrimas, he cayado, he tratado de no recordar los mensajes ni las palabras, pero cuesta tanto.
Hay dos frases que no borraré de mi memoria, pues las usaré para ser más fuerte... "Nunca serás" e " ¿Y tú quién te crees?".

No me creo nadie... Yo Soy.

Después de todo quizás nunca he sido tan débil como creía~*

*Lo siento por escribir esto, quizás jamás debí. Pero es lo que necesito para avanzar, no callar el pasado, si no que usarlo par ser mejor en un Futuro.

0 Lector (es):