viernes, 10 de septiembre de 2010

Los nervios aumentan paulatinamente. A medida que pasan las horas siento más ansiedad, quiero hablar! decirlo... gritarlo! quiero saber eso que llaman verdad... pero la verdad absoluta. Así como la sabe Dios o los narradores omniscientes, que según mi amiga la Shun, vuelan.
Tres días quedan.

*

*Dios jamás nos envía pruebas que no podamos soportar... Supongo que me considera fuerte, o es lo que quiere que yo sea.

0 Lector (es):